viernes, 22 de noviembre de 2013

Local Natives y Cloud Control lo petan en Joy Eslava

Madrid, 16/11/13


"¿Por qué no?" pensé. "Ya que subo, hago un 2x1, aprovecho y voy a ver a Local Natives también", pensé. No hacía ni un mes desde que los descubriera, pero fue uno de esos flechazos que de vez en cuando me dan. Como me pasó con Arctic Monkeys, con Arcade Fire, con The National, con Fanfarlo o con Mumford & Sons (ya hablaré de ellos también).

La cola, la masa y el esfuerzo físico que supuso el día anterior, me dejaron k.o. y llegué muy justita. Incluso me planteé pasar de los australianos Cloud Control, ya que no me habían hecho demasiado tilín. Pero tenía un "¿y sí?" que no me podía quitar de la cabeza. Así que espabilé y, cuando llegué, la Joy Eslava estaba todavía medio vacía. Vi un hueco en segunda fila y ahí me puse yo. Si no por los teloneros, por los de Los Angeles.
Los australianos fueron cautivando y convenciendo a los presentes cada vez más, obligándome sin mucho esfuerzo a cambiar radicalmente de opinión. Son cuatro chicos que lo viven y lo dan todo, añadiendo ese pico de fuerza que quizá le falte en los LP de estudio. Entretienen y motivan, sacando aplausos y vítores con todos los temas.




Pero es el momento de los californianos: siento más que veo que la Joy Eslava ya está a tope. El chico delante de mí se ha pirado y de repente me encuentro en primera fila: voy a ver un concierto sin tener que estar de puntillas, ¡alabado sea el Señor!

Arrancan con fuerza, potencia, vitalidad y emoción. Parecen un volcán y abren con unas explosivas "Breakers","World News", "Wide Eyes""Warning Sign" (tema de Talking Heads). Ya nos tienen en el bolsillo, pero siguen proponiendo temarracos tanto de Hummingbird como de su álbum de debut, esa joyita que es el Gorilla Manor. Obviamente nos regalan "Ceilings", "You & I" y "Shape Shifter", unas gemas preciosas que en directo se convierten en diamantes de una pureza orgásmica.
No hemos echado en falta ni una sola de sus canciones más emocionantes, que tocan sin apenas pausas: "Mt. Washington", "Wooly Mammoth", "Camera Talk""Airplanes", "Colombia""Heavy Feet" y "Bowery". Es imposible parar de cantar, bailar, palmear o hacer headbanging a cada subidón que se marcan, durante toda la hora y media que dura el concierto.
La Joy Eslava entera está extasiada: no hay espacio para la insatisfacción, no cabe ni la más pequeña pizca de decepción.
Pero Local Natives van más allá y se marcan una versión acústica de "Who Knows Who Cares" que dedican a Madrid.




Se despiden pero sabemos que no ha acabado ahí. Vuelven a aparecer y Ryan Hahn y Kelcey Ayer se intercambian. Kelcey está ahora justo en mi lado, a poquísimos centímetros. Qué goce. (Ah, y por cierto: ¡muchas gracias al chico que se piró y a Kelcey por el detalle!)

Nos entregan una brutal "Sun Hands" con la que sí cierran de verdad un concierto que no podría haber sido mejor desde ningún punto de vista y en ningún aspecto.

Local Natives son un grupo que hace música, no se limita a ejecutarla. Vierten en ella amor, pasión y dedicación, y es algo que se nota sin el menor esfuerzo. Hacen que hasta las canciones más delicadas sean poderosas.
No se trata de un cantante y unos músicos, sino de un grupo de personas que se juntan, se mezclan, cambian de instrumento y hacen oír sus voces. No son solo de Tylor Rice y Kelcey, no. También Ryan y Nik Ewing, con esos coros que a todos nos encantan y que queremos (sin mucho éxito, eso sí) imitar. Quizás siempre se deje demasiado de lado a  Matt Frazier, quien sin embargo, demuestra destreza y se hace sentir (verlo era bastante difícil detrás de esa cortina de humo) en todo momento.
Un aplauso a la Joy Eslava, por una acústica y un sonido impecables.

Local Natives son la seda y el acero. Son la pluma y la roca. Son el huracán y el cielo despejado después de su paso.







2 comentarios:

  1. Me encanta. Ojalá q yo hubiera ido contigo porque entre tus palabras y el vídeo nos enseñas que realmente se nos perdió por no haber ido!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Jamie! Lo cierto es que sí es uma experiencia brutal que recomiendo encarecidamente. Espero que vuelvan pronto, me encantaría poder verlos de nuevo...¡ y ojalá tú también los puedas ver!

      Eliminar