domingo, 29 de diciembre de 2013

Must: Foals - Spanish Sahara

Tenéis que disculpar mi ausencia, pero han sido un par de semanas realmente muy complicadas. Almuerzos, cenas, quedadas, despedidas, bienvenidas, fiestas. Comida, bebida, fiesta. Más comida, más bebida, más fiesta. Trabajo, amigos, familia. Regalos. En fin, que yo soy de Papá Noel, ya me entendéis.
Pero ese tan dulce suplicio que se llama Navidad ha terminado y puedo volver a tocar las narices por aquí.

A ver, a mí no me pidáis que haga listas de mejores canciones o álbumes de 2013 porque ni yo podría soportar ese estrés, ni a vosotros os importaría realmente un pito.

Lo que sí he hecho (igual que vosotros, no os hagáis los locos), es un balance de este 2013.
A oscuras y tapada hasta la barbilla, he pensado en todo lo que me ha ocurrido este año. Todo lo que he hecho. Todas las personas que han entrado en mi vida. Y todas las que han salido de ella. Y he vuelto a hacerlo, he vuelto a recurrir a ella, una de las canciones que más he escuchado este año (con 201 reproducciones en los últimos 3 meses). Es mi canción de cuando necesito relajarme. De cuando necesito evadirme. De cuando estoy irremediablemente triste. De cuando necesito pensar. De cuando tengo que tomar una decisión que duele. Vamos, que es una de mis canciones favoritas, para ser breves.

Puesto que la mayoría sois súper modernitos (de pueblo y no), doy por sentado que si os digo Foals sabéis de quién hablo y podréis intuir a qué canción me aferro con tanta fuerza. Pero para los que solo postureáis por aquí y por allá, Foals es un grupo inglés de indie rock (también entran en la categoría de math rock, pero volveré sobre este punto en otro momento, que si no nos enrollamos) que, básicamente, se dedica a hacer musicón. No sé, será por aquello de que se formaron en el mismo instituto en el que nació Radiohead, será algo en el aire o en el agua o algo.

Spanish Sahara es un medio tiempo (es decir, una canción ni lenta, ni rápida, para entendernos) que te transporta a otra dimensión. Es delicada hasta no poder soportarlo al principio y va creciendo hasta romper... aunque ni siquiera el subidón es una explosión propiamente dicha - algo que en realidad sí es típico de los 5 de Oxford. Sin embargo Spanish Sahara tiene algo. Tiene ese algo que no se puede explicar rebuscando en la técnica, la melodía o el ritmo. No. Pero tiene ese algo

En palabras del cantante, Yannis Philippakis, "es una especie de un lugar imaginario - en alguna parte bastante espeluznante y devastada. Es como un paisaje desolado y toda la canción es como intentar superar un trauma, pero el trauma no desaparece y se multiplica en un montón de furias".

Cuando este single salió, allá por marzo de 2010, muchísimas revistas y entendidos se quedaron bastante decepcionados... pero tuvieron que tragarse sus propias palabras y publicar nuevos posts para hacer justicia a la belleza de este temarraco. Así que quedáis avisados: si a la primera escucha no os convence, dedicadle una segunda. Y mi consejo personal es que os la pongáis con cascos, directamente en los tímpanos. Ya veréis.

Foals - Spanish Sahara




 

No hay comentarios:

Publicar un comentario