viernes, 4 de abril de 2014

Con D de The Right Ons

No escondo (aunque sí un poco me avergüenzo) que siempre sentí un rechazo del todo injustificado e irracional hacia la música producida en España, independientemente del idioma en que se cantase. 

Así que descubrí extremadamente tarde artistazos como The Right Ons. Ya había leído su nombre por aquí y por allá, pero nunca me había parado a escucharlos, hasta  hace un par de meses. 

La primerísima canción que escuché de la banda fue "Aturdido" y durante unos segundos me sentí completamente desorientada: pensé que me había equivocado y que me había puesto a The Black Keys. Pero entonces Rams arrancó a cantar en español y, tras un "WTF?" inicial, me quedó claro que The Right Ons molan un huevo -¡ay, Maripili, que este tema puede con mi alma!-. Y no, no son una versión de los estadounidenses: este grupo tiene estilo, identidad y luz propios.

The Right Ons - Lonely Boy (grabados por mi querido Juan de Bandalismo)



La banda, mitad gallega y mitad madrileña, tiene a sus espaldas tres discos en inglés y uno en castellano y puede presumir de haber realizado giras por Europa, Japón y las Américas. Ejem

Volcán, su primer trabajo en castellano, es un discazo de principio a fin. Quiero dejar claro que The Right Ons son mucho, muchísimo más que su último trabajo. He dado un repaso a su discografía y la calidad de su música es asombrosa. Acojonantemente buena. Pero como estoy enamorada de su último larga duración, voy a seguir hablando de este. 

Es un disco en el que las influencias del rock setentero y del blues son tan chocantes como un bofetón en la cara. Es un álbum de rock exquisito: con el estilo irriverente de de Álvaro, los guitarreos que aporta Rafa, el bajo de Utah empujando y Rams a la batería dando potencia. Personalmente me exalta Martín al teclado, que le da toque ochentero (amor infinito) y de calidad a las melodías. Y los arreglos, ¡los arreglos de este lp me matan!

Piden que el ritmo no pare en "Quiere Bailar" y seducen en "Rojo Intenso". Pero la perfección la consiguen denunciando la situación social que nos rodea (estrés, ansiedad y desinterés por todo lo que no sea material) en "Adiós", mandándonos despertar en "Inconsciencia" ("¡¡TIENEN MIEDO: SOMOS MÁS!!") e instándonos a explotar en "Pequeño Volcán". Tres temarracos alucinantes, así de claro.





La casualidad quiso que del todo accidentalmente me enterara de que vendrían tocar a la carpa que Fnac Málaga tenía en la Plaza de la Merced en ocasión del Festival de Cine.

Los cuatro (falta Rafa, quien acaba de ser papá) en el escenario no paran de reír, sonreír y disfrutar, algo que me parece fundamental. Qué guapísimo es Álvaro, risueño el que más. ¡Y qué bonico es Martín cuando se levanta y, supersonriente, baila a la vez que toca su teclado! Son de los que se entregan por completo ya sea ante diez o cientos de personas. Y eso a mí me encanta. 

Pero es que además de poder gozar de su música, tuve la suerte de poder disfrutar de media horita en su compañía. Y he descubierto mi yo poliamoroso: son adorables, encantadores, simpáticos, divertidos e irresistibles. Son chicos sencillos y no se lo tienen nada creído a pesar de que podrían permitírselo.

Regresan a Málaga en julio para tocar en el Ojeando Festival y la aquí presente está rezando para que también vuelvan en concierto.

He perdido muchos años de música nacional, ahora lo sé e intento recuperar el tiempo perdido. Y The Right Ons es seguramente un gran comienzo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario